sábado, 8 de junio de 2013

Negro, asesinato en Dubai.


Francisco Valiente Polillas es un joven  Toledano de 22 años. Vive con su madre, no tiene ni oficio ni beneficio y tampoco ayuda en las tareas de casa. Delgado, esbelto, inteligente, pero con pocas ganas de trabajar, Francisco se pasa las hora en su base de operaciones; el sótano de su casa, en el cual tiene dos ordenadores con toda la parafernalia para jugar a los videojuegos, navegar por Internet, chatear y disfrutar de su pasión que es el cine.
Un buen día decide inventarse un currículum, tras subirlo a Internet, pronto recoge los frutos. Al día siguiente recibe una carta contratándolo como detective privado, la misión es en Dubai. Han asesinado a un importante hombre de negocios español en el hotel más lujoso de Dubai. Tras viajar al país, se lleva una sorpresa al conocer a su cliente.
Francisco que jamás ha trabajado de detective ahora tendrá que poner su masa gris en funcionamiento para descubrir al asesino de un escabroso crimen al tiempo que tiene que competir contra los mejores investigadores del planeta que también han sido contratados por otros clientes.
¿Conseguirá nuestro amigo resolver el crimen sin quedar en ridículo delante de tan experimentados profesionales?

Alexander Copperwhite nos presenta su última nueva novela corta. Aunque tiene los elementos de novela negra, tiene muchas pinceladas de humor que hacen que la lectura sea muy entretenida. La acción también transcurre en un ritmo ágil a lo largo de las 91 páginas. La novela es apta para adultos, tanto como para adolescentes.
El autor aprovecha para sacar el tema de la homosexualidad y hacernos ver que son personas normales cuyo único objetivo es vivir felices sin molestar a nadie ni ser molestados, aunque en algunos países están perseguidos e incluso se les condena a muerte. También quiero destacar una frase de la página 88, la cual ha traído a mi memoria un frase de Miguel Unamuno: -¡Pobre España!- La frase del libro es: — Lástima de los países que echan a perder los cerebros de una juventud brillante —.


En definitiva una novela para leer de un tirón haciéndonos pasar un buen rato y también reflexionar sobre un colectivo de nuestra sociedad. Ahora a esperar la nueva entrega de nuestro amigo detective; Blanco, asesinato en Londres.  

1 comentario:

Carmeta Rusquilleta dijo...

Un personatge curiós... Petonets!

Mal auguri.

Ve la tempesta. Obscures nuvolades tapen el meu sol.